El problema de la fundamentación filosófica de los derechos humanos. bases ontológicas



Autor:

agudelo ramirez, jorge martin

Universidad:

salamanca

Departamento:

Informacion no disponible

Fecha de lectura:

17-12-2010

Director:


alvarez gomez, mariano eugenio
Codirector: alvarez gomez, mariano eugenio    director
TRIBUNAL

Presidente:

velarde lombraña, julian

Secretario:

martinez quinteiro, esther

Vocal:

sanchez meca, diego

Vocal:

garcia norro, juan jose

Vocal:

robles morchon, gregorio


Descriptores:


line

Resumen:


La idea de los derechos humanos se ha consolidado en medio de un discurso humanista que no puede negar su antecedente metafísico. Cuando se configura su descripción, a partir de conceptos como los de dignidad del ser personal y de defensa de la integridad de la conciencia, se confrontan fuentes influenciadas por ese pasado. Los procesos revolucionarios de los siglos XVII y XVIII, por los que se conformaron varias declaraciones de derechos, son expresión de una comprensión especial sobre ser humano que se entiende como individuo. La modernidad, al reivindicar su opción por el sujeto, proclamó la paternidad del discurso de los derechos humanos. La necesidad de sustituir el deber por el derecho surge como prioridad. El individuo -como parte- es el punto de partida de una sociedad que da paso al ser humano como sujeto. Se advierte una rebeldía frente al imperio del objeto configurado en un cosmos ordenado y conducido por Dios. Sin embargo esa revolución del individuo, a partir de una perspectiva protestante, no implicó una emancipación absoluta de los argumentos teístas que habían penetrado en Occidente. Se conforma un discurso que en cierto sentido prolonga la antigua polémica escolástica sobre los universales, entre realismo y nominalismo, aunque haya insistido en fracturar de manera definitiva la concepción organicista de sociedad que sobre deberes se extendió por la Europa medieval y haya buscado una ruptura con los vínculos de un pasado teocéntrico. Puede preguntarse, en este escenario, hasta dónde la modernidad ilustrada sustituyó de manera definitiva el trascendente cristiano y la fórmula de imago Dei, dando cabida a una idea religiosa sobre los derechos humanos. Si bien la protección y la consagración de garantías jurídicas y políticas, para la vigencia y efectividad de los derechos humanos, son aspectos importantes en la configuración de sociedades que prioricen el respeto por sus individuos, no puede obviarse el problema del fundamento. El concepto de persona puede considerarse como un criterio decisivo para evaluar el fundamento de los derechos humanos, permitiendo el reconocimiento de un sustrato esencial u ontológico, de carácter universal, no afectado por las particularidades de los accidentes, aspira a tener continuidad en medio del debate que se presenta en torno a la problemática.