Estudio de la representación del cuerpo y su relación con diferentes entidades clínicas. una perspectiva biológica y psicoanalítica



Autor:

zaera buitrago, josé luis

Universidad:

complutense de madrid

Departamento:

Informacion no disponible

Fecha de lectura:

26-11-2007

Director:


garcia cordovilla, rosario
TRIBUNAL

Presidente:

fernandez ruiz, benjamin

Secretario:

gonzález de pablo, ángel

Vocal:

campos maría, ricardo

Vocal:

fernandez ballart, joan

Vocal:

huertas garcia-alejo, rafael


Descriptores:


line

Resumen:


Es habitual observar en las consultas tanto de ámbito médico como psicológico, personas que presentan una vivencia alterada del propio cuerpo, que se sienten en distonía con su propio cuerpo tales como: anorexia nerviosa, dismorfofobia, hipocondría o ciertas solicitudes de cirugía plástica y personas en las que aparecen efectos que viven extrañamente en su cuerpo como: miembro fantasma, somatoagnosias, histeria de conversión o la posibilidad de ciertos rechazos a trasplantes de miembros externos como la mano. De la bibliografía consultada, encontramos elementos para profundizar en un concepto común, como la representación del cuerpo. Dicho concepto, puede estar en la base de las diversas manifestaciones clínicas y lo abordamos desde una perspectiva fundamentalmente biológica y psicoanalítica. Al estudiar los aspectos neurobiológicos de la representación del cuerpo, hemos hallado suficientes evidencias clínicas, para pensar en la existencia de una representación cortical del cuerpo. El hemisferio derecho, concretamente el lóbulo parietal posterior derecho (áreas 5 y 7 de Brodmann), nos facilita la comprensión de dicha representación cortical. El hemisferio derecho está implicado en las alteraciones espaciales (hemiespacio de alrededor), pero también, se descubre que cumple funciones emocionales. Pensamos que en un primer momento se crea una representación cortical del cuerpo, y ésta a la vez, favorecerá la creación de una representación mental del cuerpo. Mediante la observación de las patologías psíquicas antes señaladas, hallamos en la descripión de la histeria de conversión, el modelo para presuponer la existencia de una representación mental del cuerpo. Mediante la utilización de conceptos que nos proporciona la topología, presentamos una forma de hipotetizar cómo las imágenes captadas podrían sufrir una transformación y así quedar representadas. Es fundamental que exista un reconocimiento del cuerpo, para que se produzca una identificación con el mismo. Inferimos la existencia del concepto de lo no representado, que no podrá ser contemplado por el individuo, y por tanto, no podrá entrar en el juego de las asociaciones mentales. Señalamos también que, los aspectos sociales, mediante los mecanismos de internalización que posee la psique, juegan un papel importante en cómo queda formada la representación del cuerpo. Se describe el conepto de narcisismo en Freud y la importancia de éste en la formación de la representación del cuerpo. Los estudios sobre el narcisismo y el duelo de Freud representan puntos capitales para la comprensión de la patología relacionada con la vivencia del cuerpo. Toda situación clínica en la que esté presente una vivencia del cuerpo distónica supondrá algún grado de alteración de sus representaciones del cuerpo y el narcisismo de alguna manera habrá tomado parte. Conclusión. Sugerimos la existencia de una representación cortical y mental del cuerpo en el individuo, en sintonía con el individuo, siendo el cuerpo propio el primer objeto de la mente. Tanto los aspectos biológicos, psicológicos como sociales, condicionan y participan en la representación del cuerpo y en consecuencia en las alteraciones patológicas. El concepto de narcisismo en Freud, lo pensamos como: factor cohesionante de la representación de todas las partes del cuerpo para que formen una unidad, favorecedor de un reconocimiento e identificación a estas partes a las que valorizamos enormemente. Observamos la importancia de ésta unidad de representación del cuerpo, por la aparición de mecanismos de defensa ante las situaciones de ruptura del equilibrio (enfermedad). Dichos mecanismos comprenden, la anosognosia en neurología y la regeneración en términos psicoanalíticos. Sugerimos la necesidad de un diálogo entre disciplinas.